lunes, 24 de mayo de 2010

Artículo: Valores Humanos; Responsabilidad

En la Venezuela actual, se habla de los avances tecnológicos como un boom, que está destinado a facilitarle el aprendizaje a los estudiantes además de que éstos se apoderen de las tecnologías y del conocimiento que estas le proporcionan a nivel general. Ahora bien está claro que éstas adelantos innovadores, pero qué ocurre cuando un niño, niña o adolescente que pasa gran parte de su tiempo inmerso en las tecnologías, olvidándose del mundo que lo rodea, dónde queda la convivencia social, el compartir con las personas que se encuentran en su entorno. Durante mucho tiempo se ha dado énfasis a muchas cosas: tecnología, educación, política, medios televisivos, entre otras. Dejando a un lado algo tan importante como son los valores humanos, sin embargo y a diferencias de muchos, varios autores como: Luis Beltrán Prieto Figueroa (Doctor en Ciencias Políticas y Sociales, Escritor, Educador, Ministro de Educación…), Antonio Pérez Esclarin, (Pedagogo, filósofo y educador); Adela Cortina (Catedrática de Ética en la Universidad de Valencia); Alejandro Moreno (Director del Centro de Investigaciones Populares), entre otros se han preocupado por definirlos y darle la importancia que éstos se merecen en este contexto histórico de nuestra Venezuela y el mundo. En tal sentido, cabe destacar que nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su Preámbulo y en el artículo 2, establece lo siguiente: “los valores de: libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común” sin tomar en cuenta un valor con mucha relevancia, el valor de la responsabilidad. Considero que si todos estos valores inmersos en nuestra carta Magna se practicaran en la vida real, todo sería una maravilla, no existiría violencia de ningún tipo y se respetarían los Derechos Humanos; vivimos en un país donde cada quien hace lo que le place sin tomar en cuenta los intereses ajenos, para combatir todo esto es que existen los valores o virtudes que poseen las personas, ellos se cultivan o modelan en el primer centro educativo “El hogar” porque es de allí de donde salen esos grandes hombres y mujeres, dispuestos a vivir en armonía con la sociedad en general, ya que el gran soporte de los procesos educativos y de socialización están principalmente en la familia y en segundo lugar en la escuela; por lo antes expuesto es necesario y hasta vital se formen individuos responsables que respondan a sus obligaciones tanto en el hogar como en la escuela. Se considera que la responsabilidad es un signo de madurez, pues el cumplir una obligación de cualquier tipo genera agrado, y gracias a ella podemos convivir pacíficamente en familia, escuela y sociedad. La responsabilidad empieza con uno mismo, con lo que hacemos, con los compromisos y metas que nos trazamos cumplir.
Escrito por: Profesora Marisol Pantoja

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada